Año 2018…, se acaba, se acaba…¡terminó!.     Iniciemos el 2019 reflexionando y planificando qué vamos a hacer.

 

Al terminar un período concreto  -por ejemplo el año 2018-, muchas personas tenemos la costumbre de recordar y examinar aquello que en este espacio de tiempo he hecho/no he hecho, lo bueno y no bueno que ha ocurrido en mi espacio cercano tanto familiar como social, qué hechos han sucedido en mi barrio, mi ciudad, mi país y en otros lugares del mundo y qué, cómo o por qué me han impactado sobremanera. 

La verdad es que al final de un período concreto sacamos cuentas; sumamos y/o restamos aquellas circunstancias, hechos o aconteceres que vulgarmente consideramos objetivos o subjetivos y concluimos, con todas sus variantes, que el año 2018 resultó exitoso, bueno, adecuado; sería impropio decir…el 2018 me fue mal…pues, estoy vivo, razono, escribo e imagino.

 

Encuentros, celebraciones, alegría. Dado el quehacer propio de la disciplina Educación Física, las personas que hemos laborado y las que actualmente la realizan como profesor de educación física tienen o acrecientan peculiaridades especiales; lo detalla muy bien Pedro Castillo Riffo, director del colegio Alianza Austral de Aysén en una crónica del 4 de septiembre (aparecida en el Diario Aysén, leer en nuestro sitio web CEYAF).

A tales peculiaridades, los profesores de educación física debemos agregar la del gregarismo  -espíritu, comportamiento, tendencia gregaria-, esto es, el deseo de reunirse y el goce del encuentro, el verse los rostros después de años, y conversar de nuestras vidas. Son pocos los grupos que experimentan el re-encuentro y la satisfacción de sentir esa alegría.

A mediados de año nos encontramos con nuestros colegas artistas (fotógrafos, pintores, escritores, etc.) y escuchamos a los poetas  (R. Altamirano, P. Castillo, R. Fernández, J. Sacaan); a futuro ojala se incorporen muchas/muchos más colegas para que nos muestren sus habilidades y gracias, disfrutar de ellas y ofrecerles nuestro aprecio al son de sinceros aplausos.

En agosto, el Coro Mario Baeza Gajardo celebró un nuevo aniversario. Este conjunto ya lleva 63 años de existencia; ¡qué enorme constancia!. Ellas y ellos gozan cantando y nosotros nos deleitamos con sus melodías. Algunas universidades tienen, mantienen un coro que les retribuye con el prestigio del mismo pero, ¿cuáles, cuántas son las facultades, departamentos o escuelas universitarias que tienen o mantienen un conjunto coral?. Primero fue el Instituto de Educación Física y Técnica (IEF) de la U. de Chile (a partir de agosto de 1955) el que tuvo el beneficio de tener un coro que lo representaba y lo prestigiaba; después y hasta ahora ha sido el DEFDER (no conozco la relación DEFDER-coro). En los inicios del conjunto coral (1955-1960) éramos unos 50 coristas, ahora, me parece que son doce las/los cantantes que van quedando. Si a la institución DEFDER no le interesa o no le afecta la existencia o no de este grupo coral, ello es un asunto que no me compete; lo que sí me atañe, me toca y me afecta es el poco interés de las/los jóvenes egresados del DEFDER por ser parte de esta expresión y organización artística. Algo habrá que hacer.

A fines de octubre se reunió la promoción egresada en 1958 del IEF; nos reunimos dos veces al año, conversamos y sabemos de nuestras vidas. Nos recordamos de los buenos antiguos tiempos, de nuestros profesores, colegas y de nuestra vida laboral; con la visión, valores y actitudes de aquella época, analizamos lo que hoy sucede en el ámbito de la educación física (p.ej., DEFDER y formación, situación de la disciplina EF en los colegios, actitud del Estado, etc.) y no nos queda otra opción que una severa crítica académica y decepción profesional.          

A inicios de noviembre se reunió la promoción egresada en 1969 del IEF; así nos informa Alicia Parada Lagos. En la fotografía observamos a 16 miembros de esa promoción y distinguimos, entre otras, a Lilian Olavarría. Este grupo ya empezó a preparar la celebración de los 50 años desde su egreso ¡buena suerte!; les esperamos el próximo año 2019 para celebrar en conjunto tan importante re-encuentro.

Ya casi a fines de noviembre se llevó a cabo la recepción organizada por CEYAF, en el Auditorio Luis Bisquertt en el DEFDER, para  el re-encuentro y saludo por los 50 años a la promoción egresada en 1968 del IEF y, por el re-encuentro y saludo por los 25 años a la promoción egresada en 1993 del DEFDER.  Fue un evento animoso y grato para los organizadores como también para los festejados.  De la promoción 1968  llegaron 22 personas, de la promoción 1993 asistieron 10; a todas y todos les observamos alegres y emocionados porque en muchos casos hacía 50 años que no se habían re-encontrado, y para los otros ya habían corrido 25 años sin verse las caras y sin saludarse.     

El año 2018 ya termina y opino que, para la organización CEYAF ha sido un período razonable; no obstante el esfuerzo desplegado por la directiva-CEYAF y lo razonable de los logros, ello no es suficiente.

El esfuerzo que se hace, p.ej., para preparar, organizar y realizar estos re-encuentros de promociones, para organizar y desplegar los encuentros de colegas-artistas, para mantener el sitio Web, etc., todo este esfuerzo es producto de la dedicación, de la voluntad y tenacidad, del empeño y determinación de pocas y pocos colegas; a estas/estos queridos amigos los alienta la resistencia a no desaparecer.

 

De las promociones con las que nos hemos re-encontrado, son poquísimas las/los colegas  (apenas dos o tres)  que se han integrado al quehacer e iniciativas del CEYAF; nos alegramos y saludamos al Coro pero cada día este grupo tiene menos integrantes y pocos los que se animan a incorporarse; de los lectores del sitio Web, casi nadie colabora para que a ese sitio concurran más colegas con informes, opiniones o cualquier forma de expresión que ayude a la disciplina Educación Física en cualquiera de su amplísima gama de manifestación o uso.

Sí, lamento y me quejo de la escasa o nula colaboración de cientos y cientos de colegas profesores de educación física para analizar, enriquecer y difundir la disciplina propiamente tal; para examinar, comentar y proponer cambios en la formación profesional de los nuevos y futuros colegas; para observar, criticar y sugerir políticas deportivas comunales, regionales y nacionales; etc. y etc.

Iniciemos el 2019 reflexionando sobre un quehacer.  Opino que debemos hacer algo para cambiar el rumbo de las circunstancias (visiones, iniciativas) que nos motivan como individuos y como organización interesados en cuestiones relacionadas con la Actividad Física y/o Educación Física.

No tengo certezas acerca de qué hacer, pero empecemos con algo elemental, sugiero :

-   a fines de marzo se reúne un pequeño grupo de profesores de EF, ojala laboralmente activos, con el fin de intercambiar opiniones acerca del estado y proyección de la actividad física/educación física (en esta oportunidad vemos cómo continuamos);     

-   en caso auspicioso, planificamos realizar un encuentro ampliado local para fines de junio, junto a otros grupos que se hayan conformado (y vemos cómo continuamos);

-    si los eventos siguen observándose auspiciosos, planificamos realizar un encuentro ampliado nacional  para fines 2019 con el propósito de componer y dar a conocer propuestas de política(s) nacional(es), que responda a las posiciones y perspectivas de los profesores de educación física.

-  esta idea o propuesta de trabajo se puede iniciar y replicar, y ojala así sea, en cualquier comuna, ciudad o lugar; no necesariamente tiene que ser Santiago.

-   agradezco a CEYAF y al sitio Web-Ceyaf.

 

Ricardo Rioseco Reyes

20 diciembre 2018.